Felicidad y aceptación por el reconocimiento de lo que Es

Felicidad

Felicidad y aceptación por el reconocimiento de lo que Es

La felicidad y aceptación por el reconocimiento de lo que es, realmente no deja margen para la especulación mental, si se quiere evidenciar lo Real.
Ser la independencia del ayer y el mañana, es ser el ahora inmediato, y aterrizar mentalmente en el presente sin especulación es lo que Es.
La especulación sobre lo que Es, puede casi “infinita-mente” ser, y paradójicamente nunca fue, pues Ser, es independiente a toda interpretación.

La preocupación

La preocupación es una proyección mental, en la inmediatez del ahora no hay preocupación, como mucho hay ocupación. Desde la inmediatez del presente la ocupación funciona igual como funciona la respiración y el latido del corazón. Saber del hábito de la preocupación mental una y otra vez, se puede necesitar en la misma intensidad e inercia que tiene el hábito; siempre este saber del hábito ha de evidenciar lo que Es, como presente inmediato simple, sin proyección temporal, ni interpretación experimental. 
 
 En lo que esencialmente Es, nunca fue ni será nada que no sea su pureza de Ser. Toda historia mental es como un cuento que se diluye en la nada de Ser. Nunca jamás será nada independiente de lo que ya se Es, y lo que ya se Es, nunca jamás deja de Ser, pues Es “siempre” es. Por mucho que la mente crea, nuca fue ni será todo lo que se creyó, creer forma parte del cuento mental del suponer, interpretar y preocupar, nunca fue ni será Real, se diluirá como una apariencia de Ser.
 
La aceptación real es la consecuencia del reconocimiento esencial de Ser, y la evidencia de que el libre albedrio personal. No es más que la conciencia experimentándose en una apariencia individual, pero como resultado de su totalidad siendo lo que es ahora. A si es lo que Es, tal cual es en cada momento, por lo tanto la aceptación de todo en todo, es aceptar el aceptar y el no aceptar mental, en una renovada aceptación espontanea ahora; y eso otorga la máxima de paz, o su consecuencia que es la felicidad más estable. 

La consciencia

La consciencia de que lo que se vive como personalidad, no puede ser de otro modo hasta que la totalidad de la conciencia provoque una nueva vivencia.
Esta aceptación de cada instante es sin críticas de culpabilidades, ni miedos por lo que puede pasar, y el ego funcional queda tranquilamente y espontáneamente actuando.
Esa aceptación y felicidad posible, es la rendición de fondo o corazón, diluyendo la obsesiva y cíclica lucha mental contra lo que Es. 
 
El reconocimiento esencial de nuestra autentica naturaleza de Ser, es totalmente indescriptible, pues es la esencia del conocer, siendo independiente a toda concienciación o conocimiento, y todo conocimiento o experiencia es su posibilidad.
Esta fulgurante evidencia anclada en la mente, comprende que la conciencia-vida fluye espontáneamente siempre, y su esencia esta en todo y simultáneamente trascendiéndolo todo.
 
Este reconocimiento es “cuando” es, por lo tanto “siempre” es posibilidad.
 

Leave a comment


Name*

Email(will not be published)*

Website

Your comment*

Submit Comment