Espontáneamente amar y trascender, siendo

trascender

Espontáneamente amar y trascender, siendo

La autenticidad de la experiencia del vivir es propiamente el gusto, o lo lúdico por experimentar y trascender. La experimentación está fundamentada en tres principios básicos que se interrelacionan:
  • El componente energético, como acción-actividad.
  • El componente consciencia, inteligencia, como configuración de forma-espacio.
  • El componente amor, como sentir-gozar.

Estos tres principios (la vida), se pueden ver esencialmente como consciencia en su esencia presencia, como energía en su esencia poder, y como amor, en su esencia felicidad, siendo esta totalidad de experiencia el foco total de potencia de conciencia amándose a sí misma. 

La espontaneidad constante del Ser

Cuando se reconoce la verdad de la experiencia, se descubre la espontaneidad constante del Ser siendo.
La espontaneidad solo se puede reconocer, no lograr una imaginada espontaneidad personal, y así la mente descansa del titubeo de la identificación, aceptando todo tal cual Es.
 
En este reconocer el tal cual Es, indica constantemente el trascender, pues toda forma o experiencia concreta está en constante cambio, disolviéndose constantemente en su origen sin cambio, la pura esencia de la conciencia.
Ser siendo espontáneamente Es, su inmensidad e infinitud de experiencia revela su real eternidad siendo.
 

Jugar es una locura

El juego como la vida misma, es una invención que imagina y provoca una partición, división y configuración para poder experimentar.
A partir de unas reglas y posibilidades, permitiendo unas trasgresiones limitadas pero posibles, ya que estas transgresiones son las que van reconfigurando y confirmando la regla.
Con las identificaciones claras de que es cada cosa o participante. El participante es el resultado sensible de la partición imaginaria, y se convierte en participación. 

Ganar y perder

Ganar y perder es el esfuerzo por mejorar y conseguir ser mejor, el ser mejor es la aparente sensación individual de ser más válido, más capacitado para conseguir lo que se desea, y tener más (cuando en realidad todo forma parte del mismo juego).
El juego lo con figura todo lo que en él hay, pero la experiencia individual como participante es fundamental, y el participante y todos los elementos del juego están movidos por la inercia del mismo juego, y jugar es su designio. 

El juego se basa

El juego se basa, o parte de una realidad base, que manifiesta la invención para la experimentación. Experimentar es su “leitmotiv” y la experimentación tiene siempre un feed-back de interrelación con su base original.
El origen real de la experimentación, que es no experimentación, si no que es experiencia pura original, como último o único testigo de la experiencia. 
 
Reconocerse como el testigo indiferenciado de la experiencia en el mismo juego, es el despertar del saber del juego y reconocerse simultáneamente siendo todo el juego.
Eso forma parte del juego, y está más allá del juego de la experimentación.
La experimentación es la locura del sí mismo, en sí mismo, para sí mismo, sin dejar de Ser el Sí. Esta locura de la experiencia se puede ver como el Amor del Sí, experimentándose aparentemente fuera de Sí.

Leave a comment


Name*

Email(will not be published)*

Website

Your comment*

Submit Comment