DUALIDAD: El bien y el mal

bien

No existe tal cosa como el mal, las cosas hacen función de bien o de mal siempre en relación con algo. Pero sí que podemos observar que hay unas fuerzas que se reafirman en dos direcciones distintas y aparentemente contrarias, por un lado la afirmación de lo particular y por otro, la afirmación global. Por un lado cada parte existencial busca su bien, y así puede existir una búsqueda de un bien que se oponga a otro pretendido bien, que los dos bienes se contrapongan, de ahí puede surgir un bien común, o una destrucción o limitación de una parte en beneficio de la otra. Pero siempre estamos hablando de un bien, de algo que se desea buscando una plenitud en lo particular o en lo global, y esa plenitud viene de la esencia potencial del existir, que si lo observamos veremos que está formado por inteligencia, sentimiento(o armonía) y energía.

Esta inteligencia, sentimiento y energía es lo que siempre está funcionando es la base creadora de la existencia; desde cualquier nivel son esos principios los que están actuando, la energía, la armonía y la inteligencia intrínseca de la vida, las vemos actuar en un árbol, o en su conjunto el bosque, en una roca o en su conjunto en la montaña, en los animales, en las personas y en general en su conjunto la humanidad, el planeta tierra, el sistema solar, las galaxias el universo; aunque abecés por una visión personal miope no lleguemos a verlo. Lo vemos como demanda de afirmación y plenitud en lo particular y como expansión y afirmación en lo global. A esto que configura el existir le podríamos llamar virtud, bien o potencial, (no importa el nombre) es lo mismo. Si a esa sustancia existencial le llamáramos bien, el mal como algo contrario a esto, no existe, es no-existencia, pues todo lo que existe es bien desde ese punto de vista.

Sí que existe un bien que va en contra de un común o de otro pretendido, pero como la existencia en general tiende a buscar un beneficio común, un global, el grupo tiende a predominar por encima de la parte y la especie por encima del individuo, al final siempre predomina el beneficio común. Aunque aveces se viva en lo particular con mucha fuerza lo contrario, el ir en contra de la afirmación del otro o de los otros, a eso le podríamos llamar mal, que siempre es relativo y comparativo, y que la existencia tiende siempre a eliminar.

La existencia existe porque a nivel general es una armonización, un ponerse de acuerdo diferentes partes en un beneficio común o en un coexistir. Las leyes existenciales (nacimiento, mantenimiento o pleno desarrollo y destrucción) que son intrínsecas al hecho de existir, pueden confundirse con un pretendido mal, ya que una de sus leyes es la destrucción o disolución de toda forma particular, todo lo que nace muere y todo lo que se construye se destruye. El confundir las formas de la vida con la vida como esencia, lleva a esa visión errónea del mal; la vida es esa inteligencia, energía y armonía que crea todas las formas y también las destruye. La vida la somos.

Leave a comment


Name*

Email(will not be published)*

Website

Your comment*

Submit Comment