Amor a la paz

paz

Amor a la paz

La paz es lo que realmente se desea aun sin saberlo la mente identificada, es la única posibilidad a la felicidad estable,  la calma en la tormenta, dando estabilidad y posibilidad a todo torbellino de tempestad, recordándole su origen, mantenida en toda actividad acelerada, es la paz que en su centro nunca pierde su referencia, permite y acepta todo, pues solo desea no ser abandonada por la mente ofuscada.
 
La paz es la bendición y al mismo tiempo es el tesoro aparentemente escondido de nuestro corazón, es nuestro posible Dios, pues no hay otro principio más lucidamente digno para ser honorable, reverenciable y adorable, que no sea la Paz. En todas las mentes, porque la paz ya es siempre en nuestra naturaleza original. 

Amor intenso por la paz

Tener un amor intenso por la paz, provoca una y otra vez el mantenerse mentalmente en la esencia de Ser, vibrando como aceptación sin límites en toda experiencia.
El mantenerse en nuestra esencia de Ser que es paz, es el reconocer y asir el latido constante del instante presente, como presencia que surge de lo eterno. Amar aes ser uno con ella, como aparente dualidad es poseerla de tal manera que no hay otro camino que serla.
El único enamoramiento que podría no fallarte si “tú” no la dejas es la paz, pues ella nunca te deja, eres “tú” que te vas de ella.
Reconocer y ser la paz es el discernir que siempre esencialmente la fuiste como origen, y este origen permite la fantástica ilusión de la experiencia, la maravilla de maravillas que es la infinitud del Amor- Experiencia.

La simple esencia de Ser

Que sencillo es el instante presente, todo está en él y nada tiene, si se entiende el tener como algo que no sea su esencia de Ser que lo abarca todo, pues toda experiencia fluye i cambia en El. La intensidad de la esencia de Ser, pasa inadvertida para la mente, pues toda posible experiencia proviene de esa intensa, simple, e inmediata realidad. Es la realidad de la esencia de Ser que otorga realidad a toda su experiencia, que es su realidad relativa a ella misma. La simplicidad de la naturaleza de Ser, es justo una enorme complicación para la identificación mental. El instante que se afirma a sí mismo en sí mismo, es no cognoscible, pero si “fulgurantemente evidenciado” como la esencia de Ser, que da posibilidad a toda experiencia. 
 
 La esencia de Ser la somos, es imposible ir a ella, solo se puede reconocer. La esencia de Ser ya es ahora, realmente no hay camino…y todo aparente camino solo es la experiencia interpretada. Ya, inmediatamente, instantáneamente, eso que luego se confunde como “yo”, ya es, no puede dejar de ser; otra cosa son ideas o experiencias…la misma inconciencia o el sin memoria es una “experiencia” para la esencia simple de Ser.

Leave a comment


Name*

Email(will not be published)*

Website

Your comment*

Submit Comment