937.116.002

Avinguda Barberà, 226-236, local 4, 08203 Sabadell

ABIERTO TODOS LOS DÍAS DE LA SEMANA

  • Español
  • Català
Escola de Ioga i Salut Integral > amor  > La mente egoica : Etiquetar
etiquetas

La mente egoica : Etiquetar

La mente egoica : Etiquetar

La mente egoica es tendenciosa a etiquetar, como figuras del pesebre etiqueta a las personas a partir de unas características aparentes, o momentáneas, y realmente la etiqueta es una ridícula limitación mental que intenta identificar, controlar y posicionar maldad y bondad.
 
La persona desde el punto de vista de valores comparativos, es un conjunto de virtudes y defectos, de aciertos y errores, y aunque se puedan apreciar algunas características concretas, los seres humanos aparentemente buenos no son tan buenos, y los aparentemente malos no son tan malos.

La vida como virtud

La mezcolanza es la característica humana, y la vida como virtud es lo que realmente son los seres humanos, este potencial de energía-actividad, amor-gozo y conciencia-inteligencia. 
 
En verdad a nadie le gusta que le etiqueten en esto o lo otro, aunque la etiqueta positiva gusta, al final carga y provoca exigencia e hipocresía, creando una sensación de querer huir de ella. Por otro lado estar atrapado a ella.

Etiquetas deseables

Los ideales son etiquetas deseables, y los cabezas de turco son etiquetas despreciables, tanto unas como otras indican la limitación y complejo de inferioridad que se vive.
Usando los ideales como compensación de nuestra idea negativa, y los cabezas de turco para compensar nuestra ira y la culpa que genera la idea negativa de nosotros mismos.
 
El ego como identificación no es más que una etiqueta, a veces muy negativa con proyecciones positivas, y otras simplemente limitada y errónea.
El ser humano no es una etiqueta, es la expresión del Ser-Conciencia que es su real identidad, es la sensible experiencia del amor, de la potencia, y la inteligencia en forma humana.
Es en realidad como experiencia toda su consciencia. Pero es como esencia la eternidad misma, la absoluta realidad espiritual.

[wp-rss-aggregator limit=”5″]

No Comments

Leave a reply

cuatro × uno =