937.116.002

Avinguda Barberà, 226-236, local 4, 08203 Sabadell

ABIERTO TODOS LOS DÍAS DE LA SEMANA

  • Español
  • Català
Escola de Ioga i Salut Integral > amor  > La atención y la presencia
atención

La atención y la presencia

La atención y la presencia

La atención y la presencia realmente no puedes ir a ella, solo puedes reconocerla siéndola. Aunque parezca que atiende algo distinto de ella en el mundo de la experiencia, en verdad llega antes que la aparente distancia entre la atención y lo atendido, pues ella ya es aquello allí en forma de aquello en el instante de atender.
Es la evidencia de la realidad, atención es igual a Ser. Independientemente del grado de “inteligencia” y memoria.  La atención es indicativo de conciencia, y la variación de sensibilidad en la experiencia está en ella. 

La atención es el maestro

Es aquello que atiende eres más tú que nada, pues sin eso donde hay nada. Es la única verdad para el reconocimiento de la auténtica identidad y es sin esfuerzo. Puede estar en atender a la atención a veces es un esfuerzo que inevitablemente termina sin esfuerzo. La atención es el maestro, el gurú, la inspiración real, el amor de mis amores, la única “creencia” real, la verdad de todas las verdades, la atención Es. 
 
Es imposible no tener atención, pues la atención la somos, lo que sí es posible es atender a muchas cosas y tener muchas interpretaciones mentales, estar en muchas historias, y no reconocer la atención siéndola. La atención o el darse cuenta es lo más simple, si no hay eso no hay “nada”, y eso es imposible, pues aun en la “nada” la atención es en su grado puro de sí misma en sí misma.

El no credo

No creo en nada que no sea esta conciencia presente aquí y ahora, esta inmediata realidad de ser eso que llamo vida. Ni en las palabras, pues ellas quieren expresar lo que antes de ellas se es consciente:

  • Ayeres ni mañanas, solo en presentes inmediatos.
  • En ningún dios, en ningún ídolo, en ningún personaje, en ninguna filosofía, ni ninguna verdad más que en el amor que siento presente ahora.
  • En ninguna otra cosa que no sea esta realidad consciente e inconsciente, tan mía siéndola que no hay duda alguna.

Pues creer no es necesario en la evidencia de ser lo que se es. No creo en no creer ni en creer, pues antes de no, y si, la globalidad de la conciencia es; esto, eso, es todo lo que es, es lo único que es. No creo más que en esta experiencia de ser consciente, de sentir gozo, placer, dolor, sufrir y trascender. No creo, soy y no soy, siendo.

[wp-rss-aggregator limit=»5″]

No Comments

Leave a reply

diecinueve − 8 =